FORMACION ABIERTA EN ESENCIAS FLORALES
FORMACION ABIERTAEN ESENCIAS FLORALES

Comienzo de los nuevos cursos. Formación abierta en Esencias Florales

Si quieres reservar tu lugar en algunas de nuestras actividades formativas, puedes solicitar información a través de nuestro formulario de contacto o mandanos un mail a alifflower@alifflower.com

26.09.2017
Alicia Nevado
Ningún comentario
¿Alguna vez te has preguntado que te permite respirar? Alguna vez has reflexionado junto a un árbol o cualquiera de las plantas que hay cerquita de tí como ellas te ayudan y purifican el aire que te rodea? Decía Scheffer, experta en esencias florales, en un precioso libro publicado por Urano hace mucho tiempo que las flores curaban el alma. En el prólogo de ese mismo libro señalaba Wolf- Dieter Storl que: " En la época en que Edward Bach desarrolló su terapia floral no existía aún la psiconeuroinmonología y afirmaba que no era de extrañar que con nuestros conocimientos actuales, las ideas de Bach sean cada vez más comprensibles y, al mismo tiempo, populares". Los seres humanos perdemos con mucha facilidad la conciencia de agradecimiento para aquellas interelaciones con otros seres vivos que participan en el devenir de nuestra vida, restando importancia, a través de una amnesia compartida, a la realidad que nos habita en este planeta. Foto: Jardines del Palacio de Santa Catalina en San Petesburgo. Nuestra propuesta de hoy no deja de ser popular, aprovechando este recién estrenado otoño traemos aquí una de sus ideas más simples, pasear por el bosque, así lo hacía Bach, dejandose llevar por la intuición, dando pasos de sincronicidad hasta llegar a un lugar donde la naturaleza le invitara a sentarse, respirar y sentir esa comunión de entrega donde el bosque, la pradera o la cima lo esperaban. Los árboles sin duda te hablan con su serenidad y su calma a través de un silencio que aclara el pensamiento y trae de vuelta sentirnos bien. A veces he escucho a los alumnos decir cuando caminan en los retiros: pero yo dónde estaba? Y es que el bosque nos trae de vuelta a casa. Pero la realidad sucede en una capa más profunda, cuando nos damos cuenta de que el bosque puede vivir sin nosotros, hace su camino de crecimiento y estaciones, más allá de nuestro deseo, si no lo talamos, el reino vegetal mantiene su comunicación y su proposito vital, marcado desde el comienzo, cuando las semillas mueren para ser y renacen como plantas en sus primaveras. Sin embargo jamás nos paramos a reflexionar o tal vez desconocemos que el ser humano necesita alrededor  de 22 árboles vivos para poder respirar en un día en una atmosfera saludable y que se produzca el intercambio silencioso de generosidad que la naturaleza nos otorga.  En un artículo del New York Time, publicado hace tiempo se podía leer: “Un árbol de 30 metros de altura, con diámetro en el tronco de medio metro en la base, produce unos 2.721 kilogramos de oxígeno suficientes para que dos personas respiren por un año“. Si acudimos a la naturaleza con regularidad, dejando que nuestros pasos nos conduzcan a los margenes del río, por caminos de sendero abierto y sin obstáculos, tan sólo el sortear de las curvas que van insinuando los árboles a nuestro paso, tal vez no necesitemos tomar esencias florales porque nuestra certeza de vivir, de ser, tomarían de vuelta el territorio perdido dentro de nosotros y la incertidumbre que provoca una vida de "querer ser", desaparece a las pocas respiraciones, sustituida por un ya es!! Bosque de Niebla. Huatusco. Veracruz, 2016. a trecientos metros del lugar donde Alif Flower imparte sus cursos en México. Aquí queda nuestra invitación de hoy, retirarse unos días para ser conscientes de esta realidad que acabo de contaros, no nos va a venir nada mal. Nuestro proposito de difundir y hablaros sobre los dones de este reino son cada vez más fuertes, porque a poco que reflexionemos nos daremos cuenta de que además de fuertes, se han vuelto necesarias para el ser humano. reservas retiros en la naturaleza. España - México alifflower.com
22.05.2017
Alicia Nevado
Ningún comentario
Orquídeas, elixires de "meditación líquida". Hace muchos años, recien estrenados los noventa, cuando el elaborador Andreas Korte, Antje había ya puesto a la venta su set de orquídeas del amazonas, Aurora Fernández creaba el sistema de orquídeas cubanas y el médico asturiano Jose María Calvo daba sus pasos junto a Nestinar para comercializar sus orquídeas europeas, los congresos de terapia floral agrupaban a expertos, estudiantes y curiosos haciendose eco del rumor floral que explicaba como las orquídeas debían ser tomadas sólo por aquellos iniciados en el arte de la introspección, veteranos de ingesta floral o meditadores curtidos en el difícil y fructifero arte de la observación de las sensaciones. Sensaciones que se anunciaban sublimes, sensitivas y al margen de lo ordinario. Incluso se llegaron a utilizar en algunos artículos de prensa especializada terminos como "meditación líquida", para describir el efecto general que las orquídeas, como elixires florales podrían provocar en el afortunado que se atrevía a tomarlas.  Con el paso de los años este conocimiento se ha ido pasando incluso de moda, por tildarlo con un termino coloquial. Algunas casas comerciales especializadas en remedios florales decidieron retirar sus títulos de orquídeas en favor de otras esencias, mientras otros sugetaron sus beneficios a través de suaves comercializaciones y algunas hasta la primera decada del siglo XXI no se atrevieron a producir nuevos elixires de orquídeas. Todo tuvo su sentido, no sólo era el miedo a un paso transpersonal global o colectivo como queramos definirlo, sino también se dieron casos de personas que no podían asimilar de manera lúcida y en normotonía las sensaciones que las orquídeas eran capaces de provocar, sobre todo si en un fórmula se incluían varias de ellas. De esta manera algunos terapeutas recomendaron el uso de las orquídeas de forma unicista, otros como el propio elaborador en las amazona, combianaron esencias de minerales, pertenecientes a otro reino y otro cantar, para que los remedios de orquídeas tomaran tierra y no provocasen un especial sentido de la desorientación, sobre todo en los primeros días de las tomas, cuando a veces se producía la legendaria y superable crisis curativa. También hubo experiencias en grupo a la manera de la ingestión ritual como se haría con una planta de poder, dentro del marco de actividades de búsqueda new age, donde el éxito en la ingesta creo su club de fans. Y es que las orquídeas tienen mucho que contar y sobre todo como lo cuentan, para eso no tenemos que acudir a tratados esotericos de alquimia hermética, ni siquiera a nuestra experiencia o considerar que los elementales del bosque al tomarlas nos susurran o nos mostraran donde duermen las ondinas. Elaboradores y expertos florales de forma cauta recomendaban en aquel tiempo, ni más ni menos, lo que hoy los biólogos evolutivos han descubierto con el paso de los años, y es que las orquídeas mienten y engañan sin pensar en nada más. Las preguntas ahora serían muchas tras esta afirmación, para qué tomarlas, cómo tomarlas, cuándo tomarlas, que sentido tienen dentro de las fórmulas florales, todo esto lo vamos a ir desgranando, aunque es en los cursos monográficos donde realmente podréis aprender de sus dones. Y de su utilidad en ocasiones para una mezcla de esencias o para tomas únicas. Su manera de mentir responde a un fin de supervivencia como la mayoría de las mentiras y por supuesto en respuesta a la biología de la reproducción, es decir las orquídeas ofrecen sexo floral a insectos como los abejorros simulando a través de sus labelos a la hembra y prometiendo el maravilloso arte de la cópula con su olor y sus formas sinuosas. Para cuando la verdad es descubierta y el sexo de abeja ha sido similar a una ilusión provocada, no crean que la frustación no tiene más argumentos sino que además esto le permite a la orquídea que los insectos vayan cambiando de compañera en distancias considerables, pues este esta huyendo de ser engañado otra vez, así que será otro olor diferente aunque silmilar el que vuelva a embaucarlo, asegurandose así la posibilidad de ser como son ahora las más populares y deseadas, expuestas en los jarrones de seis continentes tras su proliferación dentro del cultivo vegetal de este planeta. Así que, queridos seguidores de la expresión floral y sus elixires de frecuencia, las orquídeas saben mentir para un plan mayor, de la misma manera el experto floral aprende a utilizar esta información ayudando a quienes se acercan a ella a comprender el significado de su experiencia.Me viene a la mente en este momento un alumno de la Escuela de Bellas Artes que necesitaba terminar un trabajo para obtener su título de licenciado en un tiempo recor, estaba agobiado porque según decía cuando vino a verme, la inspiracion le había abandonado, la presión de su calendario de examenes le había dejado en blanco como estaba su lienzo en ese momento, durante tres días tomo orquidia inspiración cada tres horas y esa misma semana entrego sus obras y aprovó con sobrada matrícula. Estos elixires como cualquiera de otros sistemas no generan cualidades que no nos habiten pero si despiertan en un periodo máximo entre 24 y 48 horas aquella intención benéfica que si nos habíta para seguir nuestra tarea. Era la primera vez en aquel tiempo que veía de manera tan contundente el uso práctico de una esencia floral. Como explica Michael Pollan en su introducción a "la belleza descriptiva de las orquídeas", será que a nosotros los humanos también nos han engañado, pues hoy cien mil orquídeas híbridas se pasean por los hoteles, restaurantes, spa y salones de medio mundo, ofreciendo su sexualidad visual y olfativa a quien se atreve a conocerles más profundamente. Sin duda esta energía cautivó y corrio en auxilio de este aventajado alumno. Su viaje sensitivo sin duda está asegurado y de la misma manera que un psiquiatra utilizaría en casos puntuales un psicotrópico o un chamán te iniciaría en el arte del peyote o la ayahusca para trascender distintas obsesiones, los expertos florales disponemos de esencias que de igual forma participan en el viaje iniciativo, en la disolución, en la desestructuración que sin rasgarnos las vestiduras a veces resulta muy necesaria y que es imprescindible con esencias como victoria regia. Para todos estos transitos, expresiones vitales, abandonos de rigidez y búsqueda:  bienvenidas las flores a nuestra vida cotidiana, incluyendo a las orquídeas, atrás quedó el miedo a usarlas, dejate guiar por un buen profesional que sepa cuales son las más adeacuadas en cada momento y conduce tus ritmos vitales al máximo de sus sensaciones para saber de ellas. Puedes acercarte a nuestra web para ponerte en contacto con nosotras si quieres arquirirlas o hacernos alguna pregunta sobre sus uso. Ya sabes que puedes disponer de nuestros cursos de formación continua para adentrarte profundamente en este conocimiento. Alicia Nevado Textos de Aula Abierta Alif Flower alicianevado@alifflower.com alifflower.com
08.07.2016
Alicia Nevado
1 Comentarios
 Las enfermedades que no surgen de una intoxicación, un traumatismo o un envenenamiento provienen de conflictos emocionales sostenidos durante un tiempo amplio o por vivencias inabarcables y agudas sufridas desde un lugar de inadaptabilidad al medio que terminan provocando una alteración de nuestro equilibrio biofísico y por tanto traen como consecuencia la manifestación orgánica.             Conozco a un niño al que adoro, comenzó a tomar esencias florales nada más nacer, ha ingerido walnut (esencias floral de nogal), en cada uno de los acontecimientos importantes en su vida, jamás ha enfermado y ahora tiene nueve años, cada vez que ha sufrido una alteración en su campo electromagnético, es decir, en el equilibrio de su energía vital, en su historia personal, inmediatamente ha tomado un estracto o una fórmula floral a fin con su dificultad, reequilibrando su polaridad corporal, reforzando así su sistema inmune, marcando la acción opuesta a su alteración biofísica y por tanto manteniendo un ritmo de normalidad, que amortiguado la respuesta biologica, incidiendo también de manera benéfica sobre su sistema endocrino y evitando en todo momento que cualquier órgano de su cuerpo pueda manifestar una alteración en el campo electromagnético, es decir una pérdida de la frecuencia de ese órgano, medible en hercios y que es la base fundamental para el mantenimiento de las funciones corporales y del equilibrio bioquímico, conservando de esta forma su salud vital. Ejemplos como el de este niño podrían ser mucho más habituales de lo que creemos si tuvieramos en cuenta y con sentido común lo que la mayoría de los terapeutas florales ya deberíamos saber, o al menos lo que deberíamos comenzar a manejar. Entendemos, según los escritos del propio Dr. Bach, que toda enfermedad se gesta en la raíz de una tendencia mental repetitiva, generadora de debilidad en la acción incomprensible ante conflictos vitales que afectan según  la manera de pensar de un individuo y de su desconexión con su propio propósito vital generando acciones que disparan los programas de defensa en nuestro organismo. Sabemos que mantener una rigidez mental única, unipersonal, adcrita o mejor dicho alimentada por nuestras emociones y nuestros conflictos biologicos, constituye un inconveniente de inflexibilidad a la hora de abordar la vida y los acontecimientos que está trae, impidiendo que se despierten verdaderos mecanismos de salud, y mucho menos si carecemos de lo que ahora denominamos, inteligencia emocional. Esta inteligencia constituye todo un aprendizaje real de nuestra biología y no una memorización intelectual de cualquier tipo de literatura new age que pueda caer en nuestras manos, y que más allá de sus contenidos reflexivos, no suele tener en cuenta el marco experiencial donde la naturaleza se manifiesta, y que sin duda va más allá de nuestras razones. Repito con frecuencia en los cursos que imparto: si no somos capaces de dominar el ritmo cardiaco, o el tiempo que tarda la linfa en recorrer nuestro cuerpo, o nuestro pulso, o nuestras secreciones, ¿cómo podemos pretender que un impacto emocional pueda ser dominado? si nuestras constantes vitales comienzan a jugar en la cuerda floja que maneja nuestro cerebro antiguo, nuestra parte reptiliana, al que además no solemos hacer caso y que esta entrenado para mantener la vida según la percibimos a través del instinto, como podemos pretender no reaccionar? o creer que nuestro sistema defensivo no va a manifestarse con una solución sintomática. Las esencias florales, por su forma de elaboración, por su composición, que no es química sino física, (aunque disponga de un vehículo químico portador, agua con coñac), por su facilidad de asimilación por parte de nuestro sistema endocrino y sobre todo por su rango de benignidad, contribuyendo a la puesta en marcha de nuestra capacidad reflexiva y nuestra tolerancia a lo incierto, constituyen el mejor agente externo regulador ante la posible alteración en el campo biofísico, conservadoras de la salud, restituyentes del equilibrio natural, son una medicina preventiva, que sin apenas darnos cuenta y tomadas a tiempo, nos van a ayudar a transformar numerosas situaciones que puedan poner en peligro la respuesta inmune ante las constantes dificultades del momento presente en el que vivimos. Por tanto estaríamos ante una medicina que evitará la pérdida de energia, o como señalaba Bach, una medicina de futuro, donde el mantenimiento del cuerpo físico no pasa sólo por una alimentación sana o un deporte moderado, o una inteligencia emocional media, sino sobre todo y por encima de todo, por una conservación de nuestro campo electromagnético. En una era tecnológica, donde todo esta siendo medido, la primera variable medible varios días, semanas o algunos meses antes de que se produzca una enfermedad manifiesta es la lectura de este campo electromagnético, que cae o sube de manera estrepitosa por un acontecimiento inesperado, y que puede afectar a un órgano, que buscará intentar reestructurar la pérdida de frecuencia y que al no conseguirlo terminará generando una patología. Si por el contrario cuando surge este momento inabarcable, al que si le aplicamos flores podremos evitar posteriores padecimientos que en algunos caso podrian ser muy contundentes, reconstituyendo de manera breve cualquier alteración. Me comentaba una alumna hace poco que cuando algunos pacientes del hospital donde trabaja intentaban describirle lo que sentían después de las pruebas de medicina nuclear, señalaban sentirse como una interferencia constante de radio pero dentro del propio cuerpo, incluso de manera onomatopéyica y risueña me imitaba el sonido de un aparato eléctrico como la batidora... Una esencia floral, por ejemplo, como la milenrama, restituye después de la prueba médica en un periodo de tiempo cortísimo el ritmo de estres natural, ayudando a la eliminación de la radioactividad residual de la prueba que de otro modo mantedría la alteración y el estrés vital en cotas mas altas durante aproximadamente un año, dependiendo de la dureza de la prueba. Estamos muy acostumbrados a considerar las toxinas químicas, pero que os parece considerar las emociones tóxicas o el modo de pensar repetitivo como billete seguro a una enfermedad crónica. Esta idea no es algo descubierto en este siglo pero lo que si podemos aplicar de una manera universal y sí pertenece a este siglo, es la difusión, es el uso de las esencias florales como remedios preventivos imprescindibles, así que en este tiempo estival y con la ayuda de un profesional, podríamos considerar un botiquín floral, la mejor de nuestras inversiones vacacionales, sobre todo porque nos van a regalar salud, prevencion. Al igual que nos volvemos locos buscando la crema de factor adecuado o el fruto mágico de nuestra linea anti edad, seamos un poco más reflexivos. Comencemos a cambiar nuestros patrones de pensamiento, nuestras respuestas inmediatas, nuestra tendencia instintiva,  tomemos elixires florales!! Alicia Nevado Experta en Esencias Florales alicianevado@alifflower.com
30.05.2016
Alicia Nevado
Ningún comentario
"Vivir atormentado por la sensación de descontrol mental es probablemente la peor pesadilla que un ser humano pueda llegar a experimentar de sí mismo" Askar Jatar. Decía Bach en sus escritos que las emociones negativas no asumidas se petrificaban en la sangre, añadimos a esto que esa resonancia sanguínea nos acompaña hacia la infelicidad de no poder percibir la realidad tal y como es. Es más, cuando esa realidad se solapa en exceso por nuestra propia intención, podemos llegar a transitar dificultades mentales que más tarde podrán cronificarse o convertirse en un brote inesperado de locura, eso sí al que de igual manera viene unido el aprendizaje. ¿A qué dificultades mentales nos estamos refiriendo? A todas aquellas que de manera sorpresiva o progresiva han ido minando la salud mental de un individuo, donde en la mayoría de los casos no ha podido integrar una vivencia real que le desbordó y para la que no pudo establecer mecanismos de inteligencia emocional que no sólo no le permitieran entender lo ocurrido sino lo más importante, que este hecho no fuese aceptado por su instinto biológico, por su sistema nervioso y por tanto no haya podido integrarlo en la actitud comprensiva de su psiquismo celular. Las esencias florales tienen mucho que ayudar y acompañar para su transformación a estos trastornos. Quién no los ha padecido en mayor o menor escala en algún momento de su vida: una manía, una obsesión, una depresión, un miedo angustioso, o como diría la copla, un tormento. Forman parte, aunque haya sido por unos minutos, por unas horas, por unos días o por más tiempo de una acción en la vida, desde prisma mental en el que nos movemos habitualmente.  A veces le digo en pequeña sorna compasiva a quien de tal manera se expresa: oye!! y si te comes un caramelo, o un bombón, no será que estas pensando así porque no comes, porque te falta glucosa. Pero en realidad es mucho más que un chiste fácil, por supuesto, aunque podamos tener en cuenta la bioquímica del cerebro, no es a través de lo orgánico que aparece este ir contra uno mismo, aunque nos lo hayan explicado en programas de televisión, tan sutilmente divulgativos dentro del sistema como "REDES". Las esencias florales te conducen hacia una creatividad benéfica y una aceptación amplia de la totalidad de nuestras experiencias, ayudandote más alla de la bioquímica neural, a través de su componente vibracional, pudiendo integrar así un mundo que habita en nosotros con un propósito que sólo el individuo que lo sufre puede llegar a entender, integrando el mayor de los aprendizajes, el funcionamiento propio de su mente y por tanto abriendonos a la posibilidad de mejorar, rumbo a un puerto repleto de tesoros!! Sweet Chesnut al comienzo de su floración. Foto Archivo Alif Flower © Muchas veces contemplando la vegetación en el bosque me he preguntado: ¿Cómo las flores pueden alcanzar expresiones caóticas entre las ramas para su floración con un orden geométrico intrínseco? Al verlas como han clonado de forma inmutable la memoria de cada primavera, infinita danza de respeto entre las flores. Y en espacio irregular!!!.¿Por qué no va a suceder lo mismo con nuestra expresión vital, cuando la primavera de la acción humana se hace presente en nuestros pensamientos, en nuestros actos, en nuestras palabras?. Descubramos entonces como pueden beneficiarnos algunas remedios florales para ser capaces de recordar con que hilo de cordura propia nos podemos dirigir en este entrenamiento mental, que pueda ponerse a nuestro servicio, al servicio de la vida, al servicio de la templanza, de la certeza, de la valentía, al servicio, en definitiva, del caos benéfico. Propias en la transformación de los trastornos mentales y ayudantes en la reconstrucción de estas carreteras neuronales sin atascos, ni accidentes, y si los hay, se convierten en inestimable ayuda como ambulancias que nos rescatan, diques donde atracar barcos colisionados, angares de reparación para autobuses de ideas y creencias. Si tan benéficas son, porque no usarlas, porque no utilizarlas, como se utiliza la sal o el azúcar, el aceite o la mantequilla. Así llega el consejo de hoy a este blog, como en los mediáticos magazines, incorporen esta resonancia vehiculizada a través de la preciada sal de tartaro y agua, a nuestra vida diaria, a nuestro continuo ritual de higiene mental! Hay algunos remedios conocidos dentro de la terapeútica clásica como white chesnut, cherry plum, ave del paraiso, grab apple, scleranthus, heather o cerato entre otros que podrían aliviar neurosis, manias, obsesiones, alucinaciones, la lista puede ser interminable y desde luego con ayuda de un experto para poder combinarlas con acierto y precisión pero no me resisto a dejaros un cachito de idea, abrir el debate, hacer la lista de la compra, para que otros se lleven las manos a la cabeza o tal vez opinen y sumen, ahí va la apuesta!!! y porque no añadir consuelda menor, amaranto, chicory, dama 2, dama 7, rosas 3, 4 o 5, waratta, willow, rosa syria, foget me not, dagger hakea a esa lista preciada y abundante.  Esencias florales para cualquier trastorno que nos aleje de nosotros mismos y por ello de esta unidad de egregor amplio y evolutivo al que nos dirigimos, eligiendo el camino más suave, el menos empedrado, el menos angosto, elaborando la pregunta íntima para que me lo voy a poner difícil, si puede resultar sencillo y cuanto menos real y reflexivo. Alicia Nevado www.alifflower.com alicianevado@alifflower.com Ave del Paraíso. Foto Archivo Alif Flower ©
09.05.2016
Alicia Nevado
3 Comentarios
Señala Bach en su lúcido texto universalizado sobre esencias florales "Curese usted mismo", que es la incertidumbre una de las verdaderas enfermedades que podemos llegar a padecer, a lo que hoy añadimos: probablemente sea este siglo, esta década, este tiempo histórico, el más incierto que estemos presenciando, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras corporales, los seres vivos. Mientras continuas tormentas solares influyen sobre la temperatura de la Tierra, nuestros océanos se mecen en un cambio climático, que ocupa por fin a grandes países como una prioridad a cuidar, y decenas de especies van perdiendo su cadena alimenticia y por tanto se sitúan en el proceso de la desaparición, la mayoría de los seres humanos que habitamos este planeta cada vez menos azul, desembarcados en el día a día con una preocupada e irreverente posición hacia el cuidado de nuestra imagen personal junto al miedo que nos habita a no ser aceptados por nuestra ficticia tribu, que a su vez nos entrena en un parque tecnológico donde el contacto humano real se está volviendo un lujo por el que pronto tendremos que pagar tasas, es"too much"!!. Demasiada energía pérdida día a día en la creación de una imagen de éxito, en una apariencia perfecta donde la máscara es cada vez más amplia, y la longitud en distancia a nuestro corazón un camino repleto de ideas antagónicas y de subsistencia inmediata. Así nuestra mente tiene cancha ancha para perder el punto de visión o lo que los antiguos toltecas llamaban el punto de encaje! Y sí que hay encajes de bolillos mentales, de justificaciones bien argumentadas para la pereza y la perseverancia en alcanzar una vida digna a nuestro propósito interno, sumado a que nuestra razón social se encuentra acentuada por una manipulación mediática y política cada vez más voraz. Ave del Paraíso (Strelitzia Reginae) Fotos Alif Flower   Si a esto añadimos la teoría jungiana de formar parte sumatoria en un inconsciente colectivo común podemos afirmar, como hace un par de días le escuchaba al elaborador floral Pedro López Clemente, que estos tiempos no los ha visto ni Julio César, en recuerdo a las traiciones del modelo político que un día ocupó Europa y que era fértil en posesión y codicia de estado.  Y sí, en estas pesquisas mundanas hemos superado con creces al Imperio Romano, en eso podemos decir que hemos evolucionado! Utilizar remedios florales en estos momentos no es sólo una recomendación de la OMS o un interés propio por la terapéutica que me ocupa la vida, sino una verdadera solución para mantener el cachito de cordura que aún nos queda y no caer en el olvido de como es "ser", un humano sensible, lúcido, calmado, vital y digno. Entendiendo por todo ello la posibilidad de dejar atrás este falso y excesivo intelectualismo que nos lleva a procesos mitomanos, paranoicos, neuróticos, compulsivos, repletos de una sofisticacion en estrategias, tanto mundanas como espirituales, que nos alejan cada vez más de nosotros mismos, pero sobre todo nos hacen enfermar. Al igual que un especialista te puede aconsejar tomar vitamina c para fijar minerales en un concepto de salud física convencional, un terapeuta floral puede recomendarte esencias florales para el mantenimiento de la cordura transpersonal como la mejor herramienta para los cuidados de tu salud mental. Con esta disciplina, que podría enmarcarse en el ámbito de la medicina vibracional, se presentan los componentes energéticos que te permiten ser y nada más que ser!, un ser sintiente, portador de una preciosa semilla para el cambio y mediador templado de reinos y mundos como el vegetal, animal, mineral, donde la tendencia depredadora compulsiva que nos habita se apacigue y vuelve a sumar amigos. Toma esencias florales antes de que se te vaya del todo la cabeza, antes de que no haya diferencia entre pensar y ser pensado, antes de que tus neuranas pierdan su velocidad de crucero y tomen otros caminos más espesos. Antes de que tu tendencia a alucinar y a mentirte con falsas promesas internas acaben con tu certeza o no te permitan alcanzarlas jamás. Antes de que el Alzheimer voluntario sobre lo benéfico necrose tu propósito de alma. Decidir incorporar a la vida esta terapéutica es estar en el ser, o al menos dirigirse a él, evitando que los daños colaterales que te han traído hasta aquí puedan traducirse en una etiqueta psíquica, depresiva o simplemente en estupidez manifiesta. Súmate a un conocimiento preventivo, inocuo, fertil en crecimiento emocional pero sobre todo y por encima de todo observador y amigo de tu verdadera realidad vital!  El reino vegetal es tu aliado en este viaje, no dejas de incluirlo como miembro importante de tu tripulación, navegante! Alicia Nevado www.alifflower.com
06.04.2016
Alicia Nevado
Ningún comentario
        El conocimiento que de si mismo posee un ser humano sobre su propósito vital, constituye la información más privilegiada que pueda adquirir en toda su existencia, de hecho en ocasiones es necesaria la existencia misma para abarcar dicho conocimiento, donde caminar para entender la aceptación del devenir se convierte en la mayor pista. A través de los nodos lunares (coordenadas astrológicas en el momento de su nacimiento marcadas en el mapa natal), el individuo puede descubrir por si mismo el equilibrio entre movimiento fluido o resistencia, o como señala la brillante astróloga transpersonal Lyz Greene, agresividad consciente e inconsciente hacia su propio viaje vital. Entendiendo a través de los aspectos que marcan estas coordenadas cual es la pista más amplia que los cielos le otorgaron en el momento de su nacimiento.  Durante nuestra vida manejamos la posibilidad de acción o quietud, auto-boicot o fluidez, así como capacidad para desarrollar la figura del observador, calmado en gran medida por la aceptación de su primer impulso biológico, a través de la comprensión que hacemos de nosotros mismos como símil de un gran mandala lleno de matices, las esencias florales pueden convertirse así en traductoras de la geometría mandálica en nuestro caminar. Y es el individuo convertido en su propio buscador, quien encuentra al maestro interno que le muestra su sentido vital, generando una autoresponsabilidad de sus procesos. Integrar los nodos lunares en la comprensión de la experiencia vital supone una integración de hemisferios cerebrales y la aceptación definitiva del resto de fuerzas que pueden llegar a danzar en un equilibrio perfecto entre movimiento y resistencia. El individuo parte entonces, con esta visión amplia donde todos sus aspectos están integrados en un mismo propósito, de la contemplación dimensional y se aleja de la idea lineal u opuesta donde ya no caben planetas benéficos o maléficos, espada de Damocles, preocupación por los aspectos menos afines o cualquier otra valoración limitante. En esta idea multidisciplinar, el reino vegetal tiende la mano a la comprensión astrológica, a través del simbólico hilo de Ariadna, sin otro objetivo que la búsqueda de la felicidad en su más amplio sentido, como comprensión magnifica del devenir.  Las esencias florales constituyen así una herramienta perfecta para desatornillar todas esas piezas que hemos ajustado mal en el rompecabezas de nuestro propósito y ayudándonos a depurar las aristas de una conciencia del saber interno que está en cada uno de nosotros a poco que deseemos ser honestos de corazón. Tomarlas con frecuencia pero sobre todo prolongándolo en el tiempo puede resultar el mejor de los viajes con la mejor de las compañías, el paria desaparece y en su lugar vive el buscador nómada que prepara en cada momento su último viaje, su último, y en la mayoría de los casos, su único gesto de heroicidad, el transito hacia la muerte. Aunque podría entenderse así que las esencias florales ayudan al bien morir como señalan algunos textos clásicos, podríamos sumar la idea de que estas micromuertes continuas hacia el corazón constituyen el mejor de los aprendizajes, y de esta forma cuando hablamos de soltar o de desapegarnos, tendremos en cuenta nuestra verdadera naturaleza para realizar cualquier acción por muchos tintes filosóficos que contenga, con la mejor de las caricias hacia el alma propia, con el mejor de los ritmos y con la máxima comprensión que nos mostraron los nodos.  Este planteamiento que os hago teniendo en cuenta como pista fundamental de sendero en el vivir a los nodos lunares espero sume a todo aquel que este dispuesto a evolucionar en una visión integrativa y transpersonal acorde con el momento presente. Abierta a explicar con más detalle esta ruta para que os resulte útil, os seguiré contando... Alicia Nevado +34 605 26 99 78 alicianevado@alifflower.com www.alifflower.com
02.02.2016
Alicia Nevado
2 Comentarios
Hay gestos en la Naturaleza que son instintivos, posturas de acción, cual asana yóguica, para continuar con el ciclo de la vida. Sin embargo vivimos en un mundo que oculta, transforma o maquilla ese ciclo vital, un mundo que con sutiles trampas de modernidad ideadas por nosotros, convence al más escéptico de nuestra magnifica transcendencia en seres distintos, diferentes, peculiares, cibernéticos, cuando en realidad sin el oxígeno que liberan las plantas, por ejemplo, sería imposible mantener la vida.  Nuestro separativismo de otros reinos y la altanera "pool position" en el podium de la competitividad nos alejan de nuestra verdadera esencia y aún más de los reinos que nos permiten mantener la vida. Mientras esto sucede a nuestro alrededor, en el interior nos enfermamos una y otra vez, en la experiencia continua de nuestro cuerpo por mantener los sistemas fisiológicos en perfecto engranaje, resolviendo a través de síntomas lo que nosotros nos empeñamos en ocultar debajo de la alfombra.  Chicos, grandes o medianos, todos recibimos impactos de interactuación social o del medio a los que respondemos de forma instintiva, sin embargo no tienen buena prensa y mucho menos estamos dispuestos a comprender que todavía en nuestro sistema vital decide y da la orden de superviviencia la biología y no nuestro sesudo "porque" de la vida en forma de panfleto "new age". ¿Que debemos entender del mundo vegetal y que relación tiene con esto que estamos contando, con la enfermedad, con la salud, una planta de romero o un tiesto de geráneo en el balcón de mi casa?. Muy sencillo, todo un reino, todo un mecanismo intenso, frondoso, instintivo y verde, que se mueve alrededor de nosotros de manera silenciosa en un acto de generosidad permanente no estaría ahí si no fuera necesario para el ciclo vital. Desdeñarlo como no útil o eficaz para nuestra salud es un gesto de ignorancia y vanidad inútil que a estas alturas del partido no debemos permitirnos. Foto Archivo: Alif Flower © Esta mañana fuimos a un sendero siguiendo ruta vegetal al sur y la vida nos mostró sin escondites ni mascaras, su sencillez, al desnudo, tal cual es, tal cual somos, en respeto a esos ciclos que mantienen el impulso vital y al que cada vez contemplamos con menos detalle. En estos senderos de hemisferio norte el dragón de la primavera ya esta tocando a la puerta de la tierra, con prontitud, con impulso y os aseguro que tiene toda la pinta de que ese correr de este año en las plantas es necesario, como un mecanismo más de supervivencia para todo el Planeta. Para que negarnos a contemplar, para que buscar recetas mágicas de dimes y diretes sobre que significa que me salga un lunar en el rostro, debajo del ojo o a que ángel de la suerte, con que vela de que color, tengo que invocar para que los negocios vayan redondos, o mejor, a que motivador de inteligencia emocional debo dirigirme para programarme en el positivismo, porque me han dicho que soy mis pensamientos y yo solita creo mi realidad!. Mejor paseemos los senderos del reino vegetal, contemplemos sus dones, sus milagros permanentes repletos del preciso orden y dejemos que hagan de espejo en nosotros. Ummm!! Todo lo que estamos dispuestos a hacer, para estar sanos e inmotarles de forma permanente, sin conseguirlo!!!!! que cansado para un álamo, un rosal silvestre o una aulaga, cuando la realidad pasa por sencillos interrogantes: ¿señora tiene usted para comer?,¿ la protege un techo?, ¿se relaciona con otras personas?, ¿recibe afecto y lo expresa? Esta usted bien, se siente integrada en la manada...ha podido sentir que su territorio esta delimitado o su tribu a salvo? Os propongo que dialoguéis en esta preguntas, más espartanas, más fáciles de entender, y más cercanas a nuestra verdadera naturaleza. Si las respuestas aquí están cubiertas, la vida no corre peligro, nosotros no enfermamos y podemos dedicarnos a la mar y los peces!!! por aquello de que para hablar con Dios, primero tienes que haber comido, o tener techo donde colocar el altar, sino el diálogo divino se vuelve reproche existencial o cabreo mayúsculo. Insisto, no quieras tocar el cielo sin haber contemplado la tierra, observa sus leyes, recreándote en sus movimientos, sencillos, efectivos, vitales, a partir de ahí ya puedes pintar ángeles, porque haberlos haylos entre nosotros!!!
21.01.2016
Alicia Nevado
Ningún comentario
Foto Archivo Digital Alif Flower             En un mundo donde las etiquetas son un salvoconducto a la tranquilidad propia o ajena, hacia la posibilidad de pertenencia a la tribu, podemos sumar a la vieja y no por ello menos actual interrogativa, de quién soy o mejor dicho quién no soy junto a la herencia biológica marcada por el ADN y modulada por la memoria psicológica de nuestra agua celular, que registra los comportamientos hasta cuatro generaciones en nuestro árbol genealógico, sumando todos aquellos mandatos asumidos en el tiempo de gestación junto a las emociones vividas por mama, y añadir los condicionantes sociales, la capacidad de impresión compartida del inconsciente colectivo, y a quien en ello crea, la sazón con la memoria de nuestras vidas pasadas, de tal manera que me puede resultar realmente difícil saber si me gusta el chocolate caliente o el mole, y si este saber elegir es propio o le pertenece a mi abuelo paterno alque le volvía loco el cacao, a pesar de que nunca lo conocí. Aunque amigos, en estos tiempos, para eso va una y se biodescodifica... Ironías a parte y agradeciendo a nuestros ancianos todo el noble intento, o no tan noble, de crear a través de sus experiencias vitales un mundo para entregar el testigo que puede mejorar la marca de corredor, la pregunta base en esta enunciativa amplia que representa el mundo floral nos puede llevar a la pregunta: para qué, a qué suma, cómo suma, cuál es mi leccion vital. Qué debo hacer que honra mi expresión y contribuye a la unidad desde un lugar amoroso. Cómo puedo elevar mi vibración eliminando la queja, el enojo, la tristeza, el miedo, la angustia o el deseo que me conduce al sufrimiento. Cómo puedo aceptar la vida en el intento de andar camino en ese talante machadiano de golpe y verso. Y es que claro, me tengo que "quitar" esto.  Llegados a este segundo nivel, también en los tiempos que corren, me hago una vipassana o me apunto a un seminario, eso sí certificado, por una prestigiosa escuela de mindfulness y de nuevo después de cada intervalo de vuelo espiritual comienzan las preguntas, esta vez ya hacia dentro: qué me atrapa de mi, que no me deja estar en paz, hasta que punto estoy dispuesto a salir de mi estructura de vida, porque me resisto a ser feliz, y para nuestros colegas, añadiriamos, qué esencia floral no he tomado nunca, por favor...guauuu, cómo no me di cuenta antes, si esto era lo que me faltaba. Foto Archivo Alif Flower   Con inocencia torera iré al set de esencias y prepararé mi formula mágica en un nuevo intento de pastilla azul, a mi entender un fallo transpersonal en la impoluta película de matrix, formulas magicas en el afuera, eso sí, cada vez más sutiles, hasta que un día jugando a ser dioses o el oráculo de Delfos, resuelves como decía hace unos días un buen amigo en Sevilla, que no te puedes hacer de la new age o del athletic sin tener los conflictos biológicos resueltos. A partir de aquí podemos proponer lo que queramos, destilar nuestra alquimia interior se vuelve un paso más sencillo: ser buena gente conmigo y con mis compañeros. Vaciar la pelota, no la vasca sino la de materia gris y pineal sin que hagan falta más fórmulas que el propio talante de honestidad interna, que pasa por esta que está aquí, un colega, encantada, para lo que haga falta. Si contemplamos el reino vegetal y nos hacemos eco de su lenguaje, descubres que el roble es roble toda la vida y no necesita cambiar para crecer, para sentir, para buscar la humedad a través de sus raíces y para entregar el legado de su sabiduría al siguiente árbol en rango a través de la tierra. Que la margarita es blanca y amarilla en los colores que le faltan porque no le falta nada, y que la vida es un dejarse llevar aceptando ese medio camino entre lo dado y lo recibido. Foto Archivo Lisa Claros para Alif Flower Vivamos estas experiencias, por supuesto, pero caminando el bosque, escuchemos el susurro de sus hojas y frutos al caer. Seamos felices saltando al vacío de la paciencia, confiando y haciendo lo que nos toca, ni más ni menos. En todo caso más para los que esten por venir y que se torne un reír "tan callando! ALICIA NEVADO Creación y Dirección ALIF FLOWER ESSENCE www.alifflower.com
08.04.2015
Alicia Nevado
Ningún comentario
El Spa en el mar. Beach Yoga. Imágenes de Archivo Alif Flower© Comienza la Primavera repleta de días luminosos, a veces nos quejamos de muchas cosas y entre ellas, la más recurente y en multiples ocasiones la más real: no disponer de economía suficiente para ir una tarde a un spa. Pues bien, todos aquellos que vivan en la costa, que sean capaces de olvidar el frío del agua, la pereza de quitarse la chaqueta o el no puedo que me mancho los pies y me los lleno de arena, todavía no estoy preparada porque no es verano!..., pueden ir pensando que probablemente estén delante del mejor consejo de salud per aqua (spa). Del mar venimos, allí se formo nuestro cerebro reptiliano, el motor de nuestra permanencia vital y cuando nos permitimos este recuerdo, cuando sentimos la experiencia del agua marina de nuevo en nuestra piel, recuperamos una memoria celular innata que restituye de manera casi mágica nuestro animo y nuestra recuperación en el bienestar íntimo y por tanto nuestra salud. Pero llegaré aun más lejos para los que no vivan al lado mar, invitarles a que usen ese "cash" de bolsillo para tomar un autobus o el coche hacia la aventura spa marina y se acerquen a la playa más cercana, su salud se lo agradecerá durante toda la estación. Comenzar la primavera con baños de sol y atrevidos baños de agua es el mejor de los depurativos para un tiempo donde el organismo recupera valentía y capacidad para desintoxicarse. Podemos atrevernos con un poco de ejercicio previo, estiramientos, algo de cardio con un paseo amplio por la orilla o incluso yoga si alguna vez lo hemos practicados.  Les aseguro que la experiencia merece la pena. Cuando ya hayan entrado en calor visiten las aguas neptunianas y le darán así la oportunidad al dios de ese elemento, que soltará su tridente para acogerlos con sus brazos de amada madre acuática. Qué les parece la idea?, ¿nos atrevemos aunque no sean vacaciones?, ¿aunque nos cueste encontrar el tiempo?, ¿a pesar de nuestra pereza?. La guinda a ese pastel de salud se lo pueden poner alguno sorbos de agua marina, repleta de yodo, como homeopatía contundente que despertará a nuestro ser y pondrá en marcha nuestro sistema linfático, la circulación más amplia encargada de depurar nuestro organismo, el yodo es su motor y el mar lo contiene. Salud per aqua al alacance de todos!!! Espero que se permitan esta propuesta y nos veamos en el mar antes del verano, navegantes!!! Alicia Nevado Dirección y Creación Proyecto ALIF FLOWER www.alifflower.com
21.08.2014
Alicia Nevado
Ningún comentario
Técnicos de la Secretaria del Buen Vivir (Ecuador), junto a Alicia Nevado, creadora y directora del proyecto educativo ALIF El pasado viernes pude disfrutar de una oportunidad excelente, impartiendo un taller sobre terapia floral a los técnicos del Ministerio en la Secretaría del Buen Vivir. La capacidad aperturista que en estos momentos está fomentando el Gobierno de Ecuador y en este caso la política desarrollada por su representante Freddy Ehlers como Ministro, es un paso importante para la vida. A través de proyectos sociales prácticos o intercambios intelectuales con profesionales de otros países, se produce un canal donde es posible que fluyan nuevas iniciativas y se desarrollen trabajos evolutivos para todos.  Este talante y esta oportunidad me llevó a compartir las enseñanzas que habitualmente imparto sobre las cualidades que las esencias florales aportan a la calidad de vida de cualquier individuo expresando por tanto la capacidad reflexiva y la inteligencia emocional de quienes hacen uso de ellas.  Esperemos que esta iniciativa de inclusión siga dando frutos y haciendo crecer el árbol del sentido común y del bienestar global.  Enhorabuena Gobierno de Ecuador. Alicia Nevado alicianevado@alifflower.com @alicianevado www. alifflower.com 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Alif Flower - alifflower@alifflower.com